QUIENES SOMOS

El Club La Sala de Armas de Gran Canaria lo formamos muchos, lo formamos todos. Nacimos en el año 2003 y desde entonces cada persona ha ido añadiendo su grano de arena para forjar la personalidad de nuestro Club. Muchas alegrías en forma de títulos, tanto nacionales como canarios y también internacionales. Muchos momentos inolvidables en campeonatos, en viajes, en exhibiciones y en el día a día de los entrenamientos. Somos gente de todas las edades desde benjamines a veteranos que disfrutamos con la esgrima.  

  • Wix Facebook page

MAESTRO MARTIN KRONLUND 

El Maestro  de origen sueco, Martin Kronlund (1919-2008) es la fuente de nuestros conocimientos de Esgrima y el inspirador de la filosofía y de la ética con la que practicamos este deporte. Sus enseñanzas transmitidas directamente a Rosa Montoro durante más de 12 años configuran la base de nuestra esgrima.

Además de la figura del maestro es muy importante para nuestro Club la influencia de la Escuela Húngara de Esgrima. Anualmente, alumnos aventajados y entrenadores asisten a una concentración internacional de 10 días para reforzar los conocimientos.

Actualmente el Club tiene dos entrenadores principales. Rosa Montoro  e Ignacio Barea, pero además cuenta con varios  jóvenes entrenadores que permiten diversificar y especializar los entrenamientos.

Ofrecer el aprendizaje de la Esgrima como deporte a todas aquellas personas que lo deseen sin discriminar por razón de edad, sexo, raza, religión, situación socio-económica o condiciones físicas



Incentivar la participación de padres e hijos, hermanos y en general familiares, para que el deporte de la esgrima se incorpore al ámbito familiar y pueda representar un factor de unidad dentro del núcleo familiar.



Ofrecer un espacio de referencia para el desarrollo de niños, adolescentes y jóvenes dentro de un grupo cohesionado, amable y divertido que apuesta por una vida sana en el deporte.



Promocionar la cultura dentro del deporte.

Conseguir éxitos deportivos.

OBJETIVOS 

Rosa Montoro y Martin Kronlund.

​          Respetaré a mi oponente antes, durante y después del asalto y lo haré tanto en la victoria como en la derrota.

       No concederé ninguna ventaja al adversario. Siempre daré el máximo de mi mismo para vencer.

          Nunca consideraré ganado o perdido un asalto hasta que éste haya finalizado.

     Solo pensaré en el tocado que estoy tirando. Tocar a mi adversario es la única recompensa que puedo esperar.

         Nunca tiraré pensando en la aprobación o el reproche de los demás ante mis victorias o derrotas.

        Trabajaré con intensidad para sacar lo mejor de mi mismo.  Entrenaré duro para mejorar cada día. Yo soy el único responsable de mis derrotas.

        Siempre actuaré con nobleza. Si no lo hiciera, avergonzaría a mis compañeros, a mis entrenadores y a mi Club.

        Ayudaré a los tiradores inexpertos a mejorar y escucharé con atención los consejos de los veteranos.

        No necesito elogios, atenciones ni privilegios. Mi fuerza proviene de mi interior. Si no creo en mí mismo nadie creerá en mí.

CODIGO DEL TIRADOR DE LA SALA DE ARMAS